Aprende cómo y dónde conseguir inversión para tu Startup

Inversion en Startups

¿Tienes una idea en mente pero no dispones del suficiente dinero para desarrollarla? Los comienzos siempre son difíciles, pero hay un momento especialmente delicado en todo proceso de creación de una Startup: encontrar financiación. En este artículo te contamos las claves para saber cómo y dónde conseguir inversión para tu Startup.

Y es que, a pesar de que la inversión en Startups sigue aumentando año tras año en nuestro país, encontrar inversores no es una tarea tan fácil. El hecho de querer crear y desarrollar una pequeña empresa no implica que los fondos iniciales tengan que proceder directamente del fundador o de un préstamo bancario, sino que existen inversores externos que pueden ayudar a financiar una Startup.

¿Cómo conseguir inversores para mi idea de negocio?

Antes de buscar inversores externos, tenemos que hacernos una serie de preguntas y tener en cuenta determinados factores que son clave para ellos, y que determinarán su decisión de invertir o no en la Startup.

La primera pregunta que debemos realizarnos es: ¿es mi empresa invertible? Cuando alguien realiza una inversión, lo que espera es que su dinero crezca y se multiplique x veces. Esto, en lo referente a la inversión en Startups, quiere decir que ésta debe ser escalable, y que pueda producirse la posible futura salida.

¿Y a qué nos referimos con Startup escalable? Pues, en términos generales, significa que los ingresos deben tener la posibilidad de crecer x veces con el mismo nivel de gastos, o incluso a un nivel superior, pero no en la misma medida.

Puede darse el caso de que una empresa sea muy buena, pero no escalable, lo que implica que el inversor externo decida no poner su dinero para impulsar el crecimiento y desarrollo de la misma. Por eso es muy importante tener bien definida la idea de negocio y haber realizado los estudios e investigaciones pertinentes para saber si es o no viable.

El segundo factor a tener en cuenta es la valía del equipo fundador. Aquí los inversores tienen en cuenta aspectos como:

  • Experiencia previa como emprendedor y líder de equipo.
  • Conocimiento del sector o mercado en el que vamos a introducirnos con nuestro nuevo negocio.
  • Grado de compromiso y dedicación al proyecto.
  • Quiénes son los socios o componentes del equipo. Por ejemplo, que en tu equipo cuentes con el apoyo de un directivo con años de trayectoria pesa más que contar con el apoyo de tus padres o gente cercana.

Y por último, otro factor que los inversores tienen en cuenta antes de decidir si depositan su dinero o no en una Startup es el grado de compromiso. Pero este compromiso no solo hace referencia a las ganas o esfuerzo que se pongan en el trabajo a desarrollar, sino también a poner dinero de tu propio bolsillo para que tu empresa crezca, es decir, autofinanciarse. Y es que, con frecuencia, el grado de compromiso se mide con dinero.

Por lo tanto, ya sabemos que antes de buscar el dinero por fuera, tenemos que apostar y creer firmemente en nuestro proyecto. Para un futuro inversor es muy importante que el emprendedor apueste por su idea de negocio con su propio dinero.

Pero, ¿qué pasa si no disponemos del capital suficiente para poner en marcha nuestro negocio? Recurrimos a los llamados 3F o FFF (Friends, Fools & Family), es decir, personas cercanas que intervienen cuando el emprendedor está comenzado a levantar su proyecto. Este tipo de inversores son poco exigentes y tienen confianza en nosotros y en nuestra idea de negocio y, al tratarse de los primeros, esto genera algo de garantías a los futuros inversores.

¿Dónde conseguir inversores para mi proyecto?

 Partimos de la base de que, si es posible, el fundador de la empresa va a ser el primero en poner parte de su dinero en el proyecto. Y es ahora cuando pensamos en cómo obtener la primera inversión. Y para ello, vamos a mencionar las mejores alternativas para encontrar inversores para nuestro proyecto:

  • Business Angels

 Se trata de inversores privados que no solo ofrecen capital, sino que también aportan experiencia y conocimiento. Suele tratarse de personas físicas, ejecutivos, empresarios, etc. Invierten sobre todo en las etapas iniciales de aquellos proyectos que pertenecen a sectores en los que suelen tener experiencia previa, con la finalidad de conseguir una rentabilidad futura.

Si el Business Angel es una persona reputada o renombrada, esto puede ser un sello de calidad para nuestro proyecto y es un factor que puede atraer a otros inversores a futuro.

  • Fondos de inversión en Venture Capital

 Los VCs profundizan mucho en una Startup antes de decidir si invierten su dinero en ella o no. Tienen en cuenta aspectos como la etapa en la que se encuentre el negocio, el equipo que lo forma y el mercado en el que se encuentra.

Los VCs invierten en Startups a cambio de una participación en el capital de la empresa. Además, muchos de ellos no solo aportan dinero, sino también redes de contactos y reputación, y tienen capacidad de atraer a inversores más grandes en rondas futuras.

Sin embargo, suelen ser duros de negociar. Además, para proteger su inversión, en su pacto de socio se reflejarán cláusulas en las que perdemos cierto control de la sociedad.

  •  Crowdfunding

 El crowdfunding son redes de micro financiación colectiva. Es decir, un gran número de particulares, ya sean inversores o clientes, realizan las inversiones que estimen oportunas, dentro de unos márgenes. Para ello se emplean plataformas especializadas que se encargan de curar los proyectos, de realizar labores de seguimiento y de tratar con la audiencia.

Existen dos tipos:

  • Equity Crowdfunding: invierten dinero a cambio de un porcentaje de participación en la empresa.
  • Product Crowdfunding: invierten dinero a cambio de conseguir un bien o un servicio.

Cada vez existen más plataformas para conseguir este tipo de inversión. Además, el crowdfunding permite obtener el capital necesario para emprender una idea de negocio, evitando tener que hacer frente a los altos intereses de la mayoría de sistemas de inversión tradicionales.

  • Incubadoras y aceleradoras de negocios

 Las incubadoras proporcionan capital y experiencia durante las primeras etapas de una empresa. Su principal objetivo es apoyar a los emprendedores y a sus proyectos,  garantizando el despegue de las Startups a cambio de un porcentaje del capital de la empresa.

Contar con el apoyo e inversión de una una incubadora es todo un privilegio y del que se pueden obtener un gran número de ventajas:

  • Espacios físicos donde poder trabajar.
  • Formación.
  • Financiación.
  • Mentoring, destinado a desarrollar el potencial de los emprendedores.
  • Asesoramiento fiscal
  • Networking, lo que permite crear una red de contactos donde compartir experiencias y otros intereses.

Por otro lado, las aceleradoras tienen una función y un objetivo similar a las incubadoras, solo que éstas apoyan a empresas que ya se encuentran en etapas más desarrolladas.

Existen otro tipo de fuentes de financiación para las Startup, pero no son inversores como tal, sino instituciones bancarias a las que se pueden recurrir para obtener préstamos y créditos bancarios que nos ayuden a hacer frente a la financiación inicial que supone el desarrollo de un proyecto.

El inconveniente que puede presentar este tipo de financiación es que hay que devolver el importe solicitado en diferentes mensualidades mediante el pago de una cuantía fija que puede incluir intereses. Esta financiación puede suponer un problema si el fundador no dispone de la liquidez suficiente para hacer frente al pago del importe solicitado, lo que le llevaría a endeudarse más.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Top